Conversaciones con un Millonario. El Sabio y las Ciudades

La sabiduría de un millonario

J.M. se convirtió en millonario en los años 80 y hoy es ya un multimillonario. Solíamos vernos simplemente para hablar y pasábamos horas conversando. Un día le pregunté:

-¿Cómo tuviste tanto éxito con tu empresa?

-Jugué las cartas que tenia en la mano, me arriesgué y gané.- me contestó.

-Teniendo tanto dinero ¿cómo puedes saber quienes son tus amigos de verdad? -le dije.

-Muchos se acercan a mi por el interés, pero soy consciente de ello cuando trato con la gente. Mis amigos de verdad son muy pocos, aquellos a quienes aprecio de verdad.

La historia del sabio y las ciudades

Un sabio estaba sentado a la puerta de la ciudad y mucha gente venia a verle para preguntarle cosas y escuchar su sabiduría.

Un dia un grupo de viajeros se acercaron a el y le dijeron:

-¿Cómo es esta ciudad? ¿su gente es amable? ¿es un lugar prospero y seguro para vivir?

-Voy a contestar a vuestras preguntas,-les dijo- pero antes decidme: ¿cómo es la ciudad de donde venís?

-La ciudad de donde venimos es un lugar hermoso,-dijeron- su gente es amable y brilla mucho el sol. Allí podemos comprar y vender nuestras mercancías en seguridad y hay música y canciones en el aire.

-Y así es en esta ciudad, así es- dijo el sabio.

Mas tarde otro grupo de gente se acerco a el buscando su sabiduría.

-¿Cómo es esta ciudad? -le preguntaron- ¿Su gente es amable? ¿es un lugar seguro y próspero para vivir?

-¿Cómo es la ciudad de donde venís? -les dijo el sabio.

- La ciudad de donde venimos es gris -respondieron- la gente es desagradable y no nos sentimos seguros allí.

-Y así es en esta ciudad, así es- dijo el sabio.

Vivi en una ciudad horrible y no lo sabia

Como veis el sabio dio dos respuestas diferentes a la misma pregunta y esto es porque a veces vemos las cosas como son y otras veces las vemos como somos.

Cuando conocí a mi amigo millonario yo era muy joven y vivía en una ciudad donde la gente era desagradable, pero él me lo dijo muchos años después, cuando me contó esta historia.

En aquel tiempo las cosas eran fantásticas para mi porque estaba experimentando la libertad y encontrandome con personas que conectaron conmigo para toda la vida.

La cosa es que yo no sabía que era una ciudad horrible, al contrario, para mi era un lugar maravilloso,¡y así fue!

30 años después guardo aún todas estas memorias entrañables en mi mente de una ciudad al lado del mar, rodeada de bosques verdes en donde todo el mundo saludaba a una jovencita, aquella extraña a la que habían adoptado tan bien.

Deja un comentario

El contenido de este campo es privado y no se mostrara en publico
CAPTCHA
Por favor, confirma que eres humano
Image CAPTCHA
Rellena los caracteres que ves en la imagen.

arriba ^