Emociones que se Convierten en Costumbres

Hay comportamientos de nuestra vida que clasificamos rápidamente como hábitos: comerse la uñas es una costumbre, tomarse un café después de comer, correr para no perder el transporte, o repetir una cierta frase cuando hablamos como decir frecuentemente: "de acuerdo..", o: "sabes?"

Un evento o simplemente el hecho de que es cierta hora del día, son algo que dispara una reacción en nosotros y que adquiere forma de costumbre. Es mucho mas fácil reaccionar como siempre lo hacemos que explorar un nuevo territorio: una respuesta subconsciente a una provocación exterior.

Pero las emociones también pueden convertirse en costumbres, lo difícil es detectarlas. Desconfiar de la gente puede ser una costumbre, o enfadarse aun cuando la ocasión no lo merezca.

Y reaccionamos sin examinar la situación, sin pensar en como puede afectarnos a largo plazo y ver si realmente esa reacción es la mas adecuada para conseguir nuestras metas importantes.

En lugar de ello tomamos el atajo de costumbre y bum! Allá va.

Las buenas costumbres

Claro que muchas de estas emociones pueden ser buenos hábitos cuando nos ayudan a convertir en realidad nuestras aspiraciones mas bellas, como ser generosos o tener una actitud positiva.

La cuestión es descubrir cuales son las buenas costumbres que hacen que tu vida sea mejor y diferenciarlas de las malas.

Una vez hecho esto es mucho mas fácil trabajar tus emociones negativas, cuando detectamos que se trata de costumbres, como frotarse las manos cuando estas nervioso, para transformarlas en todo aquello que nos interesa de verdad.

Deja un comentario

El contenido de este campo es privado y no se mostrara en publico
CAPTCHA
Por favor, confirma que eres humano
Image CAPTCHA
Rellena los caracteres que ves en la imagen.

arriba ^