Las tarjetas de credito: gastar por adelantado

Con las tarjetas de credito gastas lo que no tienes, te endeudas mas de lo que debes.

En este país es prácticamente obligatorio tener una tarjeta de crédito. Si vas a pagar el peaje de la autopista con una Master Card no funciona y en muchos puestos de peaje no tienen personal por lo que el pago esta automatizado y no puedes pagar en efectivo. Lo único que funciona es la tarjeta de crédito.

Pero aparte de esto y a menos que tengas que pasar por la autopista todos los días, no se necesita una tarjeta de crédito para vivir.

Deja las tarjetas de crédito en casa

A partir de ahora hemos decidido organizar las finanzas domesticas de otra manera: al principio del mes, justo después de cobrar los sueldos, retiramos una cierta cantidad de dinero que llevaremos en la cartera, supongamos que 100 euros, y dejaremos las tarjetas de crédito bien guardadas en casa.

El problema de las tarjetas de crédito es que no controlas lo que gastas porque no ves el dinero salir.

El gesto de pagar con tarjeta aparenta no tener ninguna incidencia sobre la economía domestica, cuando es todo lo contrario: es la manera mas fácil de gastar sin contar, el principio del desastre de tus finanzas.

Ahora solo sacamos la tarjeta de crédito para ciertos gastos importantes, como hacer las compras del mes o salir de vacaciones, cuando es mas seguro pagar asi.

Y al hacer la compra llevamos hecha una lista y anotada una cantidad limite para gastar que normalmente no debemos sobrepasar.

Tener el dinero en efectivo en tu cartera te ayuda a controlarlo mejor, a contar cuanto vas gastando, a reflexionar dos veces antes de comprar cualquier cosa y alegrarte cuando ves que puedes comprar algo extra para ti con los billetes que no gastaste.

Todo esto forma parte de una buena gimnasia económica.

¿Como vamos a controlar el dinero con una tarjeta de crédito si no lo vemos?

La economía domestica a la antigua

Me acuerdo de los viejos tiempos cuando las mujeres de mi familia manejaban el dinero del hogar. Y aunque los sueldos no eran muy altos, tenían dinero para todo. Siempre les quedaba algún billete por ahí y tenían previsión para todos los gastos, luego les sobraba para la peluquería, salir con la familia o cualquier otro extra que pudieran tener.

Y como no existían las tarjetas de crédito, no podían gastar por adelantado ni tener la cuenta en el banco al descubierto.

La tarjeta de crédito nos ha robado el placer de disfrutar del dinero porque es mas cómodo tenerla, porque es mas seguro por si te roban, pero sobre todo porque es mas fácil gastar lo que no tienes.

No estoy diciendo que tengamos que volver a aquellos tiempos arcaicos en los que el cobrador de la luz pasaba por casa para que le pagasen el recibo de la electricidad, pero ¿por que no disfrutar del dinero como antes?

Deja un comentario

El contenido de este campo es privado y no se mostrara en publico
CAPTCHA
Por favor, confirma que eres humano
Image CAPTCHA
Rellena los caracteres que ves en la imagen.

arriba ^