¿Por qué Dejamos las Cosas para más Tarde?

¿Te gustaría aprender ingles, bajar de peso, hacer deporte todos los días y tantas otras cosas más, pero no te aclaras y no sabes por qué dejamos las cosas para más tarde?

Las verdaderas razones de por qué dejamos las cosas para mas tarde son difíciles de determinar porque muchas veces tienen origen en nuestro subconsciente y depende de cada uno de nosotros descubrirlas.

Pero vamos a ver algunas de esas razones:

  • Tener muchos objetivos a la vez y dispersarse. Si tienes demasiados proyectos en marcha lo más probable es que no alcances ninguno (you are trying to catch to many rabbits), lo más practico es escribir una lista de prioridades: escribe las tres cosas más importantes para ti y de esas tres quédate con la que te parezca esencial.
    Ahora es el momento de escribir un plan detallado, que seria más bien un compromiso contigo mismo de que lo vas a realizar.
  • No tienes claro los motivos. Saber lo que quieres exactamente es lo mas importante, ¿deseas de verdad hacer lo que estas haciendo, o tal vez se trata del deseo de otra persona?
  • Tener miedo del fracaso. A veces tenemos miedo de alcanzar nuestros objetivos, de saber que podemos tener éxito y que puede que fracasemos después. Esto seria un golpe muy duro para nuestra auto estima, el hecho de que la gente piense que no tenemos lo que hace falta para triunfar.
    Cuando empieces un proyecto acéptalo enteramente, con sus éxitos y sus fracasos, ya sabes, el error es tu maestro. Pero sobretodo piensa que lo estas haciendo para ti mismo, es lo principal.
  • Tener miedo del cambio. Creo que este es uno de los motivos más comunes de por qué dejamos las cosas para más tarde, porque nos aterroriza salir de nuestra zona de confort, porque preferimos quedarnos en nuestra zona relativamente cómoda por miedo a lanzarnos a lo desconocido.
    En esta situación lo ideal es definir a qué le tenemos miedo exactamente, o dicho de otra forma, haciéndonos la pregunta: ¿qué es lo peor que te podría pasar? y luego establece un plan B si lo consideras necesario.

Póntelo fácil

La disciplina siempre da buenos frutos y no olvides premiarte cuando lo hayas hecho bien. El cerebro va a elegir siempre el placer más inmediato, la compensación mas próxima, es lo natural.

Por ejemplo, si tu proyecto es bajar de peso, posiblemente considerabas la comida como un «premio» entonces resulta más difícil cambiar de costumbre si sustituyes el «premio» por un vacío, tu cerebro no va a comprender nada y seguirá enviando mensajes a tu cuerpo pidiendo más.

Entender por qué dejamos las cosas para más tarde es la clave para aprender a tomar la actitud contraria: actuar y actuar ya.

Deja un comentario

El contenido de este campo es privado y no se mostrara en publico
CAPTCHA
Por favor, confirma que eres humano
Image CAPTCHA
Rellena los caracteres que ves en la imagen.

arriba ^