Tempestad financiera: vacas gordas y vacas flacas

Cuando nuestras finanzas van viento en popa tenemos tendencia a gastar en cosas que no habíamos previsto y no aprovechamos los tiempos de vacas gordas para ahorrar.

Y es que, en cuanto vemos que tenemos una cierta cantidad acumulada en nuestros ahorros pensamos inmediatamente en como gastarla, es como un impulso que hay ahí que en cuanto ve que hay mas de 1000 euros guardados en la cuenta se inventa la necesidad. (Mi coche funciona mal en realidad, la pantalla de televisor esta anticuada, me hace falta un teléfono móvil de ultima generación... etc)

Pero si un suceso inesperado llega, como tener que pagar una gran cantidad de impuestos que no esperábamos, o cualquier necesidad repentina que no habíamos previsto, podemos encontrarnos en peligro financiero.

No se si alguna vez has sufrido una tempestad financiera, son esas situaciones difíciles que llegan una vez en la vida a la mayoría de las personas.

Cuando esto sucede es cuando le prestamos atención a los gastos y sacamos la tarjeta de crédito con mucho cuidado, creamos hojas de calculo para emular algún programa de contabilidad domestica y cortamos por lo sano cualquier gasto superfluo, como el Canal+ y las tarifas de teléfonos móviles desorbitadas. Y reducimos los cigarrillos, el cine, las salidas a los restaurantes y los juegos de azar.

Pero sobretodo pensamos que nunca jamas queremos volver a pasar por ahí...

Podemos servirnos de esta experiencia dolorosa y aprender las lecciones necesarias para que no vuelva a suceder, poniendo en marcha nuevos hábitos y adoptando esquemas nuevos que van a modificar nuestra actitud hacia el dinero.

Pagarse primero

Una de las técnicas mas sencillas para adoptar buenas costumbres en cuando al dinero es la de pagarse a si mismo primero, de esta manera te acostumbras a ahorrar antes de gastar, algo que es primordial. Puedes poner en marcha un ahorro automático de forma que este programado al principio del mes antes de que pasen todos los gastos.

Lo mejor es ponerlo en una cuenta aparte, diferente de tu cuenta de ingresos y gastos habitual.. olvida que lo tienes ahi.. y deja que los intereses trabajen por ti.

¿Sabes? cuando ahorras dinero le prestas dinero al banco, quien te paga con los intereses, cuando tu le pides dinero prestado al banco, eres tu quien paga los intereses.

Es mejor que el banco te deba a ti!

¿Que piensas?

Deja un comentario

El contenido de este campo es privado y no se mostrara en publico
CAPTCHA
Por favor, confirma que eres humano
Image CAPTCHA
Rellena los caracteres que ves en la imagen.

arriba ^