Vampiros Emocionales, como Reconocerlos y Defenderse de Ellos

Los vampiros emocionales son seres que se transforman, pueden tener un aspecto muy seductor y también sacar los colmillos a voluntad cuando quieren absorber tu energía.

Estas personas tienen sed de poder y necesitan absorberlo de los otros e intentaran conseguirlo con sutileza y si es necesario con agresividad.

El psicólogo Albert Bernstein describió muchos tipos distintos en su libro "Vampiros emocionales".

Los vampiros tienen una ambición infinita y no escatimaran medios para conseguir sus objetivos, aunque estos medios sean injustos o sin ética ninguna, ya que ellos nunca tienen la culpa.

Si eres una persona trascendente y tienes mucha luz, es muy probable que te la quieran robar, pues esto es lo realmente les falta: luz.

Cómo detectar a los vampiros emocionales

Lo mas difícil en estos casos es darse cuenta de lo tóxicas que pueden ser estas personas porque son realmente teatrales y pueden dar una imagen de perfección llegando a hacerse imprescindibles en el trabajo, ya que sus ansias de poder hace que en principio resulten personas muy eficientes, brillantes y hasta simpáticos.

La forma mas eficaz de detectarlos es por el efecto que su presencia produce en ti.

Si cuando no están te sientes tranquilo, seguro e inspirado y que no necesitas mantener la guardia todo el tiempo, entonces hay bastantes probabilidades de que te hayas encontrado con uno.

Presentan algunas características como:

  • No tienen capacidad para trabajar en equipo.
  • Absorbe los conocimientos y la energía de los demás.
  • La sonrisa cínica.
  • La necesidad de controlarlo todo.
  • Son personas inmaduras.
  • Se consideran perfectos.
  • Nunca olvida un error que hayas cometido.
  • Utilizan la critica para que pierdas confianza en ti mismo.

Su técnica es emplear el aislamiento (te desanimas y deprimes por estar arrinconado)

Cómo defenderse de los vampiros emocionales

No les des información personal, mantén las conversaciones justas.

Evita la cólera y las luchas de poder: recuerda que el problema lo tienen ellos, por ello debes mantener tu auto estima alta y retírales la importancia que les das en tu vida.

Son como niños inconscientes e inmaduros y tu tienes mas sabiduría y experiencia así que puedes ponerles límites, solo tu controlas tu vida.

Mantén la luz en ti fomentando una actitud positiva, proyecta todo lo contrario de lo que el vampiro aspira: la colaboración, aprender humildemente, disfrutar realmente de la vida, creer en tu futuro tomando las acciones necesaria en el presente.

Confía en ti mismo y se optimista, trabaja firmemente en fomentar tus capacidades y ponerlas en práctica.

Estas son las tres técnicas que el doctor Bernstein nos recomienda  para defendernos:

  • El control. El control lo tienes tu, y siempre existen otras opciones. El futuro nos pertenece.
  • La conexión. Abre tus puertas hacia los demás, pues como pretenden aislarte, la amistad y la conexión con los demás son los mejores aliados para evitarlo.
  • La valentía. Pregúntate por que te has topado con un vampiro. Puede que tengamos lecciones que aprender, tenemos que enfrentarnos a nuestros miedos y salir a sumir riesgos cundo sea necesario. Como el vampiro utiliza el terror para absorber, tienes que ser valiente y perseguir tus sueños. Y a ti, te falta valor?

Y finalmente, los vampiros emocionales son gente tóxica y si no forman parte importante de ti, simplemente exclúyelos de tu vida y disuelve la relación.


arriba ^